La negociación inició en Washington el miércoles de la semana pasada.

 

 

(*)Jesús Alberto Cano Vélez

Las negociaciones de los tres países iniciaron en Washington, el miércoles de la semana pasada; primero entre Trump y Trudeau, bajo la amenaza de Trump de salirse del convenio, al declararse dudoso de concluir las pláticas, por no estar seguro de que le conviniera a su país seguir en el TLCAN, e irse por la ruta bilateral; además se insinuó que Trump la traía “contra México”.

Pero con todo, los diplomáticos de EE. UU., y México, expresaron el viernes pasado que confían en que se logrará un pacto ampliado. En los momentos iniciales Trump declaró que se negociaba con mucha cercanía de posiciones; pero era previsible que las posiciones de México y Canadá fueran las cercanas por su buena relación y coincidencia.

Trudeau llegó de Washington con su esposa el jueves en la tarde a la Ciudad de México para una visita de Estado con el presidente Peña Nieto, donde cenaron juntos con sus respectivas cónyuges y equipos.

Lo más importante de toda esta evolución es que casi todos los empresarios estadounidenses estaban presionando para que Trump apoyara el TLCAN. Inclusive, antes de que empezaran los acercamientos, el presidente de la Cámara Americana de Comercio de Estados Unidos, Thomas Donohue, y los industriales, se reunieron, de donde surgió una declaración fuerte y definida de apoyo. Tanto así que amenazaron a Trump de levantarle una demanda si por su actitud el TLCAN fracasaba.

“Primero iríamos al Congreso, porque ellos tienen un poder extraordinario sobre el tema y porque el período de espera antes de terminar el acuerdo nos da margen de maniobra. Después analizaríamos cuidadosamente cuáles son nuestras posibilidades para llevar el asunto ante la parte”, dijo Donohue.

Por otro lado, el FMI propuso crear la UBI, Unidad de Ingreso Universal Básico, para reducir la inequidad y aumentar la capacidad de crecimiento potencial de las economías. Según el FMI, dicha UBI en el caso de México, donde la aplicación de transferencias monetarias en el Programa de Oportunidades ha tenido éxito, tendría un impacto fiscal anual de 3.7% del PIB para aumentar en 25% el ingreso per cápita promedio en la población en pobreza, “equivalente a 4,994 pesos”.

En otros cálculos, el Banco Mundial elevó el PIB de México para situarlo en 2.2% en 2017 y en 2018, por las pérdidas materiales a causa de los recientes sismos, que en el centro y sur del país puedan tener una afectación mayor, dado que no impactó la estructura económica. Por otra parte, la incertidumbre por la negociación del TLCAN, es imposible incorporarla a la previsión de crecimiento económico, por lo que asumieron “que no habrá ruptura”.

El TLCAN funcionó para México pero nada es para siempre, y hoy existe una tensión geopolítica que está modificando las relaciones entre los países miembros, señaló la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El TLC modernizó a México pero nosotros pensamos que no todo es para siempre; no todo es permanente, señaló el Director de Desarrollo Productivo y Empresarial de la CEPAL, Mario Cimoli.

(*)Economista
@acanovelez

Leer más

Conflictos en negociación del TLC y los esfuerzos de la IP.

(*)Jesús Alberto Cano Vélez

A mediados de la semana pasada los términos de las negociaciones con Estados Unidos, se mostraban tan conflictivos con México y Canadá, que ya se gestaba la intención de levantarse de la negociación del TLCAN. Como lo comentó en su momento el líder empresarial, Juan Pablo Castañón Castañón, que participaba en el cuarto adjunto.

La última ronda de negociación, que concluyó la semana anterior,  en Ottawa, tuvo un tono más negativo que en sesiones anteriores. La postura norteamericana planteaba enfrentamientos para la última sesión en Washington, del 11 al 15 de octubre.

Los responsables de la negociación esperan que EE. UU., presente ideas sobre normas de origen en el sector automotriz. Especularon también que  estuvo presentando posturas tan duras que resultará imposible llegar a acuerdos y, Alberto Ramos, de Goldman Sachs, anticipó que las ideas más contrastantes aún estaban por venir. De hecho la ronda en Ottawa tuvo en ocasiones un tono tan negativo, que el jueves 5 de octubre, la IP estaba muy opuesta a la idea de que México aceptara planteamientos proteccionistas norteamericanos.
De hecho, los sectores empresariales de México, Estados Unidos y Canadá, redoblaban los trabajos con sus gobiernos para impulsar una modernización del TLCAN, que incremente la integración regional y no dañe la que hay.

Castañón y Herrera Vega, integrantes mexicanos del Cuarto de Junto, coincidieron en que a partir de la cuarta ronda en Estados Unidos, se intensificaran para evitar que los equipos negociadores no dañaran la relación comercial ya existente.

Mientras tanto, en México se desarrollaron contactos entre la sociedad civil para propiciar que el sismo del 19 se septiembre tuviera los apoyos necesarios para enfrentar sus efectos graves. También hubo referencia a la petición que diversos senadores hicieron para que se castigara a los jefes delegacionales responsables del derrumbe de edificios tanto nuevos, como viejos.

Luego, a fines de la semana pasada el sector constructor tuvo su peor retroceso en 16 años, con recortes en inversión pública por la incertidumbre del TLCAN, que hizo que empresas postergaran sus proyectos, según analistas.

Y en las entidades oficiales de México, una encuesta de Banxico, reflejó preocupación e inseguridad entre la sociedad. Así que economistas privados elevaron su previsión de inflación a 6.3% en 2017, y redujeron sus proyecciones para el crecimiento económico de 2.10 por ciento en 2017 y 2.22 por ciento en 2018.

De manera que el peso se mantiene presionado por la Fed y el TLCAN. Nuestra moneda se depreció a mediados de la semana pasada al negociarse en 18.21 por dólar norteamericano en el mercado internacional, luego de sufrir su peor semana del año ante apuestas de que la Reserva Federal de Estados Unidos elevaría las tasas de interés en diciembre. Todo ello afectado por el fortalecimiento del dólar norteamericano y por la negociación del TLCAN que no termina de concluir.

Entre tanto, la FED presenta a su “póker de candidatos” para seguir con las responsabilidades de dicho banco central. Ellos son: 1) la actual presidenta Janet Yellen;  2) Gary Cohn, el director del Consejo Económico Nacional; 3) el gobernador del directorio del Banco Central, Jerome Powell; y el exgobernador de la Fed, Kevin Warsh, y hay otros también bajo consideración, según los informados.

(*)Economista
@acanovelez

Leer más