Siguen las negociaciones duras para avanzar con el TLCAN.

(*)Jesús Alberto Cano Vélez

La semana pasada el Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade Kuribreña, comentó en una entrevista de radio que percibe varios factores de incertidumbre para México en 2018, como son: la evolución del TLCAN, las próximas elecciones y las acciones de política monetaria de Estados Unidos. Por ello es importante que el Paquete Económico del gobierno mexicano, mande señales claras y que den certeza, dijo.

La cuarta ronda de negociaciones fue celebrada en Washington DC, del 11 al 17 de octubre como estaba prevista.

Los negociadores acordaron extender las conversaciones hasta el primer trimestre del 2018. Si bien esa fecha no marca la terminación de las negociaciones del TLCAN, las que probablemente se podrían prolongar por más tiempo.

A su vez, se informó que la quinta ronda será del 15 al 21 de noviembre en la Ciudad de México. Al respecto, el gobierno mexicano ha expresado que no existe fecha límite para esas negociaciones y que solo  se cerrarán si se logra un acuerdo benéfico a los tres países participantes. Pero  la expectativa es que será “poco amistosa” debido a que Estados Unidos seguirá pugnando por el cumplimiento de sus planteamientos enfocados a disminuir el déficit comercial con México y Canadá.
Larry Rubin, presidente de la comunidad norteamericana en México, anticipó en una entrevista con la prensa que la quinta ronda será álgida” debido a que cada uno de los países involucrados tiene objetivos específicos que defender. EU busca rebalanceo del comercio regional.
Por su parte, a tres días de que inicie la quinta ronda de negociaciones, la embajadora de Estados Unidos en México, Roberta Jacobson, confía en que se alcance un acuerdo durante las mesas de trabajo. Percibe que se logrará porque tanto los gobiernos como los empresarios de los tres países, están conscientes de que el entendimiento debe continuar, no obstante que EE. UU., ha expresado dudas al respecto.

El tamaño y la integración del comercio de mercancías entre los tres países ha sido significativo por su avance desde que el TLCAN entró en operación en enero de 1994, fecha en que los tres iniciaron un proceso de catorce años para eliminar miles de barreras con miras a tener una integración regional. Desde esa fecha empezaron la integración del comercio de mercancías, llegando los tres países a exportar, entre sí, casi mil millones de dólares diarios actualmente.

Ahora, la sexta ronda está programada para ser en Washington D. C., en el mes de diciembre aunque no se ha establecido una fecha para esta, misma en que no se contará con la presencia de los líderes de los equipos nacionales de negociación.

A pesar de lo complejo que se ve, los negociadores técnicos mexicanos preparan propuestas ofensivas como el contenido regional del sector automotriz.

Asimismo,  se buscará mayor facilitación de comercio y eliminar barreras no arancelarias en el sector textil y agropecuario.

También, responder con argumentos técnicos, planteamientos que son inviables, como la cláusula de extinción quinquenal y la disolución de solución de controversias.

El tercer eje es seguir avanzando en capítulos donde no hay muchas diferencias entre Canadá y Estados Unidos, principalmente en aquellos nuevos capítulos como procedimientos aduaneros y comercio digital.

Además, algunos capítulos como el de coherencia regulatoria, telecomunicaciones y comercio transfronterizo, se pueden cerrar ya en la quinta ronda.

(*)Economista
@acanovelez

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *