México avanza en el mercado norteamericano pero a la vez la urge voltear a otros países como socios comerciales.

(*)Jesús Alberto Cano Vélez

El Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, le sugirió a México hace poco en una conferencia en nuestro país, dejar de depender de Estados Unidos en materia comercial, por ser ahora desconfiable dicha nación, ya que “algunas veces se comporta de mal modo”. “El desarrollo económico mostrado por México puede ir más lejos, insistió, pero requiere diversificar sus relaciones comerciales con el mundo.”

La sociedad mexicana, de los grupos activos, demostró su rechazo a Trump ayer domingo, en marchas multitudinarias y vocales, en ciudades del país. Igualmente, las fuerzas armadas, en reunión con el presidente el viernes pasado, le comunicaron su decidido y activo apoyo “en estos momentos complejos que vive México”. Igual que entidades, grupos de mexicanos e individuos, como los intelectuales, comunicadores y periodistas, que le ofrecieron con generosidad sus ideas y estrategias para el país.

Hay también otras fuentes: naciones como Argentina y Canadá, cuyos titulares han expresado recientemente su solidaridad con México. Canadá, inclusive, ofreció conformar con México un   tratado bilateral, si Estados Unidos decide abandonar el actual acuerdo trilateral; Canadá ha sido el segundo país exportador a EE. UU., en el TLCAN, a la par con México.

Asimismo, ya empezó la diversificación de los mercados de exportación mexicana. El año pasado aumentaron nuestras exportaciones a Asia, En 2016, México incrementó sus exportaciones a dicho continente, convirtiéndose como el destino más dinámico entre los otros cuatro continentes con quienes comerciamos. Las ventas mexicanas a Malasia escalaron 972 por ciento; a Tailandia 130 por ciento; a Japón 73 por ciento; y a India y China 46 por ciento, cada uno, de acuerdo con datos del Banco de México.

Ya tenía México comercio con China, Japón e India, pero ahora se ha acelerado. De manera que Asia se encamina a ser el segundo mercado para exportaciones mexicanas, después del continente Americano, estando en proceso de desplazar a Europa, y sin duda avanzaremos también rápidamente ahí, porque ya iniciaron los contactos comerciales y económicos con el Reino Unido, para fortalecer las relaciones con Londres, especialmente ahora que está rediseñando sus estrategias económicas y comerciales post “brexit”.

Hasta la elección de Trump, la estrategia de México era enfocarse a los países del TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica), por sus siglas en Ingles; un tratado de libre comercio que apenas empieza, y que engloba a 12 países; del cual Estados Unidos se separó recientemente y, en contraste, las autoridades comerciales mexicanas aceleraron su promoción, pero requerimos acelerar los procesos, porque nuestro vecino del norte cada vez se porta peor.

Lo que sucede ahora es que a Estados Unidos le gustó alardear que nos tiene en la mira; inclusive, hace poco se quejó que en 2016, nos “pasamos de la cuenta” en las  exportaciones con 294 mil millones de dólares, generándole un déficit de 63 mil millones, el cuarto déficit más grande después de China, 463 mil millones, Japón, 69 mil millones y Alemania, 65 mil millones.

A su vez, Toyota y Suzuki, que tuvieron enfrentamientos con Trump, ahora “viran en la misma dirección” con tecnologías de seguridad y vehículos ecológicos y de informática. Están trabajando hacia una sociedad de negocios entre ellos, en la que se beneficien de sus fortalezas individuales, en la que Toyota busca desarrollar su tecnología de vanguardia, mientras que Suzuki lo que busca es su posicionamiento estratégico en mercados como India.

A su vez, Toyota tiene un vínculo con Mazda, por lo que entabla una inversión de 100 millones de dólares con México, en la línea “Yaris R”, para EE. UU. El jefe de la oficina de gestión Toyota, reconoció que hasta el momento la estrategia para la operación en Norteamérica es incierta, debido a que todavía se desconoce hasta dónde llegarán las imposiciones del presidente Trump.

Cabe recordar que en enero pasado Trump criticó la exportación que realizaba Toyota de vagonetas desde Baja California, así como su inversión en la planta de Celaya, donde fabricará el modelo compacto Corolla, a partir del 2019.

Finalmente, siguiendo el proceso de diversificación de países y de productos de exportación, el titular de SAGARPA José Eduardo Calzada Rovirosa, ha estado abriendo con los ministros de agricultura de Rusia, India, Alemania y China, las puertas de sus mercados, mismos que también expresan simpatía para con México.

(*)Economista

@acanovelez

Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *